Puntero Laser Casero

  • Prácticamente cualquier puntero láser de la clase 3B será capaz de quemar bolsas de plástico. Variando el tiempo de ejecución en función del color y la potencia del láser, la distancia y el color de la bolsa. Así, a partir de los 20mW de un puntero láser verde, 50mW de láser rojo o 100mW de láser violeta, ya serán capaces de perforarlas.

    Si fuese un láser de sistema DPSS que emite luz verde o azul, el mecanismo para facilitar el quemado de las bolsas, es desenfocar al máximo el haz de luz. Con ello conseguiremos que a distancias muy cercanas del cabezal, se encuentre el punto de máxima concentración de energía, Puntero Laser con el diámetro del haz de luz más pequeño posible. Si en ese lugar colocamos la bolsa, el haz la atravesará más fácilmente.

    Para facilitar la perforación es conveniente que sean bolsas negras o de colores oscuros, ya que absorben más energía que los colores claros, o bien hacerles una marca con rotulador señalando los lugares donde vaya a incidir el haz.

    Láseres ligeramente más potentes ya serán capaces de explotar globos. El tiempo en conseguirlo irá en función del color y la potencia del láser, la distancia, el color del globo y otras consideraciones secundarias, como la temperatura ambiental y la humedad relativa del aire. Los punteros rojos de 100mW son adecuados para ello pero cualquier color podrá realizarlo sin problemas. Así, un puntero láser verde de 200mW puede explotar un globo en décimas de segundo, pero en cambio un láser verde de 50mW necesitará varios segundos.

    El color del globo es muy importante. ¿Por qué? El color negro mate absorbe mucha más energía que el resto de colores, por lo tanto es mucho más sencillo explotar un globo negro o de color oscuro que uno de colores claros. Si de pequeño usaste  Laser Rojo 200mW  una lupa para quemar cosas, recordarás que sucedía algo parecido: los objetos negros se quemaban al instante y los blancos tardaban mucho más en arder. La clave está en la luz que refleja y deja pasar el color blanco (parte del láser rebota y parte se dispersa en el interior del globo y por eso no lo puede calentar) y la que absorbe el color negro.

    Un puntero láser puede explotar un globo de color negro pero en cambio no tiene ningún efecto sobre un globo de color blanco. En estos casos basta con pintar una marca con un rotulador negro, en el lugar donde vayamos a dirigir el haz del láser para hacerlo explotar irreversiblemente.

    Una práctica muy habitual entre los aficionados, es la de encender cerillas usando el puntero. Si fuese un láser de sistema DPSS que emite luz verde, azul o violeta, el mecanismo para facilitar el prendimiento de la cerilla, es el indicado anteriormente de desenfocar el haz de luz. Si en el lugar de máxima concentración, que se encuentra a distancia cercana del puntero, colocamos la cabeza de la cerilla, esta se encenderá rápidamente si usamos potencias de 100mW o superiores en láser verde. El láser violeta puede quemar con bastante facilidad a partir de 300mw, con menos potencia hay que enfocar a la perfección para que queme e, incluso pintar un poco de negro las cerillas para que pueda quemar.

    Para los punteros láser de color rojo no es necesario realizar el método indicado anteriormente ya que el diodo emite directamente luz roja y carece del complejo sistema de lentes de los láseres DPSS, por lo tanto, tan sólo con colocar la cerilla en el camino del haz de luz, será suficiente para laser verde 500mw producir el encendido de la misma, utilizando potencias superiores a 200mW.

    Laser 300mW

    Este práctico accesorio para la caza, mejora el acierto de la forma más sencilla posible, pues proyecta un haz láser (rojo o verde) con un alcance efectivo de hasta 200 metros, (según luz ambiental) sobre el blanco al que se esté apuntando. Este tipo de punteros láser puede ser montado directamente sobre un rifle o sobre una mira telescópica gracias a sus accesorios, y permite su regulación tanto vertical como horizontal.

    Si es para caza nocturna se recomienda uno rojo de 5mw con torres de centrado y combinado con una linterna. Los láseres verdes son más aptos para la caza diurna ya que el verde es mucho más visible que cualquier otro color, de noche se vería su haz desde cientos de metros de distancia y vas a cazar no a montar una discoteca.

    Puede operarse de forma directa mediante su correspondiente pulsador o conectado a un cable extensible con pulsador incluido y que permite poder accionar el puntero láser al mismo tiempo que se tiene el dedo sobre el gatillo.

    Además, este tipo de punteros pueden usarse tanto para caza como en presentaciones, eventos, clases, etc.

    Este tipo de punteros también tiene sus desventajas. En actividades diurnas a pleno sol, el punto del láser apenas si puede verse, por lo que a largas distancias es ineficaz. Por lo tanto el puntero debe usarse a corta distancia o con poca o casi nula iluminación.